]]>
Banca Senior BNB

ECONOMíA BOLIVIA
Casas de empeño fijan sus propias condiciones de funcionamiento

 

Casas de empeño fijan sus propias condiciones de funcionamiento

LOS TIEMPOS

Al menos media docena de casas de empeño funcionan en la calle 25 de Mayo, en pleno centro de la ciudad de Cochabamba. Ante la falta de regulación oficial por diferentes niveles de Gobierno, cada comercio establece las reglas y criterios para entregar dinero a cambio de un bien o “prenda”, según constató este medio en un recorrido por 10 negocios ubicados en inmediaciones de las calles 25 de Mayo y Ladislao Cabrera.

Ante este panorama, la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) impulsó desde el 2 de enero un empadronamiento voluntario a través de Internet con el objetivo de regular a futuro el funcionamiento de este tipo de comercios que operan como entidades financieras.

El empadronamiento se realizará con el llenado de un formulario digital para personas naturales o jurídicas en el sitio web de la ASFI hasta abril.

A pesar de ello, tres comerciantes consultados por este medio, que prefirieron no ser identificados, afirmaron desconocer la iniciativa de la ASFI. Sin embargo, manifestaron su descontento por el impulso de la entidad.

“La fiscalización de casas de préstamo está enfocada a promover la transparencia como un mecanismo que tiene como propósito principal el proteger y restituir los derechos de las personas que acuden a este tipo de servicios para efectuar cualquier operación, y no así a fijar precios en lo que hace a comisiones para este tipo de préstamos”, indica una nota de prensa difundida por la ASFI.

Durante un recorrido por 10 casas de empeño de Cochabamba, se evidenció que cada comercio maneja la tasa de interés que le parece conveniente, y que puede alcanzar hasta el 15 por ciento por mes.

“De mil bolivianos cobramos en un mes 100 bolivianos, en dos semanas, 50, y le damos hasta tres meses para retrasos antes de poner en venta la prenda”, indicó un comerciante .

Las casas de empeño de Cercado reciben joyas de oro, televisores, celulares, computadoras de escritorio y portátiles, heladeras, autos y hasta viviendas como garantía para realizar el préstamo. Sin embargo, cada comercio se encarga de valuar el bien o la propiedad y realiza la oferta correspondiente. Los plazos para pagar las cuotas también se negocian y se acomodan en función a las necesidades de los clientes, lo importante es que se emita un pago continúo, coincidieron los trabajadores.

“Nosotros recibimos esto, le anotamos, le damos un número y una ficha y el recojo es personal, no hacemos ningún contrato”, indicó el propietario de una segunda casa de empeño.

Este medio intentó comunicarse con un representante e la ASFI, sin embargo, no obtuvo respuesta.

Datos

Crecimiento moderado en casas de empeño. Según estudios preliminares de la ASFI, el número de casas de préstamo con garantía prendaria, entre 2012 y 2016, se ha incrementado en un 11,38%

Microempresas demandan mayores préstamos. El 91 por ciento de los clientes que recurren a los préstamos prendarios son microempresas, según datos de la ASFI.

Ley 393 faculta regulación sobre entidades. La Ley N° 393 de Servicios Financieros, en el artículo 23, faculta a la ASFI para normar, ejercer y supervisar el sistema de control interno y externo de toda actividad de intermediación financiera y de servicios financieros complementarios.

Publicado el Martes, 9 de Enero de 2018