]]>
BNB Vivienda Social

BOLSA Y MERCADOS COLOMBIA
Propuestas para estimular el mercado de valores local

 

Propuestas para estimular el mercado de valores local

Experiencia BCP

LA REPUBLICA

El mercado local ha tenido avances importantes en las últimas dos décadas. La deuda pública ha sido la de mayor desarrollo, y la entrada de grandes fondos extranjeros al mercado de TES la ha dinamizado desde 2013. Sin duda el Gobierno Nacional ha sido el gran beneficiado del mercado de capitales.

Por su parte, el sector privado no ha podido aprovecharlo de la misma manera, y en el caso de los bonos y las acciones los resultados son agrios. No es un secreto que hay cada vez menos empresas emisoras, al tiempo que prima cierta apatía por parte de los inversionistas relevantes.

Se ha trabajado en eliminar barreras que afectan tanto la oferta como la demanda de valores. Debemos resaltar los esfuerzos por internacionalizar el mercado a través del Mila, permitiendo la entrada de nuevos inversionistas, o el desarrollo del Segundo Mercado, que busca que empresas medianas emitan títulos. Sin embargo, estas medidas, bienintencionadas, aún no logran resultados de gran escala.

Con la llegada del nuevo Gobierno se abre una buena oportunidad para que éste le dé un impulso al mercado de valores local.

Del lado de la oferta, el Estado puede servir de modelo para el sector privado y listar nuevas empresas públicas en la Bolsa, tal como lo hizo en la década pasada con Isa, Ecopetrol o Isagen. En ese entonces se beneficiaron estas empresas, pues se mejoró su transparencia al tiempo que accedían a nuevas fuentes de capital, y también el mercado, pues los nuevos nombres animaron a varios privados a listarse.

Una segunda ola de liste de activos públicos debería incluir a empresas con suficiente madurez en sus gobiernos corporativos, ya sea porque lo han heredado de sus casas matrices como Cenit y Ocensa, ambas filiales de Ecopetrol, o porque cuentan con socios minoritarios con robustos acuerdos de accionistas, como la Financiera de Desarrollo Nacional.

Por el lado de la demanda, se debe incentivar a las AFPs para que inviertan en títulos valores con características más variadas que las actuales. Para esto, conviene reabrir la discusión sobre el mecanismo de remuneración de estos fondos, y premiar de manera creciente la generación de retornos sostenibles. Esta iniciativa incluiría la revisión del cálculo de la rentabilidad mínima, causante de que hoy los administradores inviertan pensando en no apartarse del promedio de sus competidores.

En cuanto a la esperada reforma pensional, es importante que se diseñe sin perder de vista su impacto en el mercado de valores. Concretamente, preocupan las propuestas en donde una parte de los aportes pensionales se desvían a entidades públicas sin vocación inversionista, en lugar de los fondos privados, principales agentes institucionales de nuestro mercado.

El Estado también puede contribuir a través de su rol como inversionista. Por ejemplo, el Fondo Pensional de Entidades Territoriales, Fonpet, que cuenta con más de $50 billones, tiene demasiadas restricciones para invertir en títulos valores. El gobierno anterior analizó la posibilidad de que pudiera adquirir títulos de infraestructura, pero se quedó corto por no considerar la posibilidad de invertir también en acciones. La eliminación de estas trabas no solo es deseable para un fondo que por su naturaleza es de largo plazo, sino que crearía una nueva fuente de apetito para las acciones colombianas.

La profundización del mercado de capitales debe ser una prioridad. Solo así podremos tender un puente efectivo entre los inversionistas y los proyectos productivos, condición que es clave para elevar el crecimiento del país.

* Presidente del Autorregulador del Mercado de Valores de Colombia

Publicado el Miércoles, 15 de Agosto de 2018