]]>
BNB Vivienda Social

MUNDO EEUU
La impronta de Trump en la Bolsa y la economía se pone a prueba en las urnas

 

La impronta de Trump en la Bolsa y la economía se pone a prueba en las urnas

Experiencia BCP

CINCODIAS

El 6 de noviembre EE UU celebra las elecciones legislativas, unos comicios que pondrán a prueba el apoyo del electorado a las políticas de Donald Trump en un momento en el que la economía americana crece a un ritmo del 3,7% y la tasa de paro se sitúa en mínimos de 50 años. Los datos históricos muestran cómo en las elecciones de mitad de mandato el partido en la presidencia pierde los apoyos, algo que se ha repetido en 35 de las 38 consultas celebradas desde la Guerra de Secesión.

Los demócratas intentarán esta vez romper la hegemonía de los republicanos, que controlan 237 de los 435 escaños de la Cámara de Representantes y 51 de los 100 puestos en el Senado. El resultado es incierto porque, a pesar de lo que indican los datos históricos, Trump está poniendo toda la carne en el asador. Estas elecciones son de hecho una suerte de referéndum sobre su mandato, que está teniendo un claro impacto en mercado con cuestiones como el proteccionismo, y una prueba de fuego para los demócratas, que se juegan sufrir una derrota estrepitosa.

Los demócratas ganan en la Cámara de Representantes. El departamento de inversiones de banca privada de UBS concede una probabilidad del 60% a la hipótesis de que los demócratas se hagan con el control de la cámara baja dejando el Senado en manos de los republicanos. En AXA Invesment Managers señalan como consecuencia más inmediata los problemas para la negociación de los presupuestos, especialmente en lo que respecta al límite de deuda. El riesgo al cierre de gobierno suspensión de la prestación de todos los servicios públicos menos los esenciales aumenta. En paralelo a lo anterior, la expansión de la reforma fiscal que planea Trump se frenaría. Para combatir el estancamiento legislativo, el presidente de EE UU intentará redoblar su acción ejecutiva con el objetivo de recuperar adeptos de cara a las elecciones de 2020. No obstante, los últimos mensajes apuntan a un acercamiento entre Washington y Pekín en su conflicto comercial, una de las grandes causas de Trump hasta el momento.

En ING no esperan una reacción virulenta del mercado en este supuesto. No obstante, señalan que las percepción de un margen de maniobra fiscal más limitado podría desencadenar una reacción a la baja de la Bolsas, pero no una venta masiva. “Las economías del resto del mundo no tienen historias de crecimiento muy convincentes en este momento y a menos que Trump sorprenda al reducir el proteccionismo, es difícil ver una rotación dramática hacia los activos extranjeros”, apuntan desde la firma.

Los republicanos mantienen el control en ambas cámaras pero no amplían su mayoría. Esto supondría que las cosas continuaran como hasta el momento. La probabilidad que otorgan a esta hipótesis en UBS es del 18%. En este escenario Trump daría un paso más en el proceso de desregulación y recorte de impuestos, lo que iría acompañado de un endurecimiento de la postura en inmigración con la construcción del muro con México y un tono más agresivo en el comercio. En ING prevén que a corto plazo esto proporcione un mayor impulso a la Bolsa y demanda interna, aumentando las preocupaciones sobre el déficit fiscal. “Los aumentos salariales y una mayor inflación llevaría a la Reserva Federal a acelerar la subida de tipos, impulsando la fortaleza del dólar en 2019 y los rendimientos de la deuda”, explican. Posteriormente, “la creciente preocupación por el déficit fiscal y comercial aceleraría la venta de dólares a la mínima señal de que el estímulo fiscal se está agotando y que EE UU se queda con mayores déficits”, sostienen los expertos. Una versión más radical de esta alternativa sería que los republicanos ampliaran su mayoría (la probabilidad es del 2%). Además de las medidas anteriores, Trump daría un paso más con la eliminación del Obamacare, el plan sanitario de su predecesor.

Los demócratas arrebatan el trono a los republicanos en ambas cámaras. La probabilidad de que triunfe esta alternativa se reduce al 20% para UBS. Las prioridades de los demócratas giran en torno a la estabilización del Obamacare y el impulso del plan de infraestructuras. En este escenario la posición legislativa de Trump caería a plomo ya que el partido demócrata bloquearía la mayoría de la agenda del presidente. Es decir, se produciría un estancamiento total y un entorno político mucho más volátil. Desde ING sostienen que este resultado no tendría por qué resultar necesariamente negativo para el crecimiento, pero “podría presentar grandes dificultades para los activos de riesgo debido a la inestabilidad en la esfera pública”. Desde UBS no descartan un impeachment del presidente, aunque no creen que esto derive en un cese. Asimismo prevén que las pretensiones proteccionista de Trump se vean paralizadas.

¿Cuántos escaños se someten a la reeleción?

Los 435 escaños de la Cámara de Representantes se somenten a reelección. Las encuestas que manejan en AXA otorgan 191 votos sólidos a los demócratas, 14 como probables y nueve como inclinados hacia este partido. Es decir, solo necesitaría cuatro asientos más para lograr la mayoría (218 escaños).

Repitiendo este esquema en el partido republicano, la formación que encabeza Donald Trump se adjudicaría 132 votos sólidos, 49 probables y 24 como inclinados hacia la formación. En este caso requerirían 13 votos adicionales para mantener el control. Así, la probabilidad de que la Cámara de Representantes cambie de manos en favor de los demócratas es del 80%.

El Senado reelige a un tercio de sus miembros cada dos años y su mandato dura seis años. En estas elecciones, solo están a prueba 35 escaños, 26 de ellos correspondiente a los demócratas y nueve a los republicanos, Los demócratas se enfrentan a la tarea de arañar dos de los nueve escaños controlados por los republicanos, mientras estos aspiran a conservar los puestos que tienen en la actualidad.

Publicado el Lunes, 5 de Noviembre de 2018