]]>
BNB Vivienda Social

EMPRESAS Y NEGOCIOS BOLIVIA
"Bolivia tiene potencial para ser la tecno-agrópolis del siglo XXI"

 

Experiencia BCP

EXPANSION

La economía del país ha crecido una media del 5% en los últimos diez años y la inversión pública se ha quintuplicado. La clase media alcanza ya al 60% de la población.

Bolivia está viviendo una etapa de intensa expansión económica. Este año, su Producto Interior bruto (PIB) aumentará en un 4,3%, en línea con la media de más del 5% que ha estado creciendo durante los últimos diez años. Gracias a esta etapa de bonanza, el país ha multiplicado por cinco la inversión pública y ha logrado reducir la pobreza extrema desde el 42% que se registraba en 2000, hasta el 17% del año pasado, mientras que la clase media se ha engrosado hasta alcanzar el 60% de la población.

Esa pujante clase media ha elevado la demanda interna de productos y servicios y, con ello, la necesidad de nuevas infraestructuras que el gobierno de Evo Morales quiere cubrir con la ayuda de la inversión extranjera. Sobre las oportunidades que se abren en Bolivia para las empresas españolas se debatió en el último encuentro de Iberoamérica Empresarial, organizado por EXPANSIÓN, con el patrocinio de Ontier, Kreab y Excelia. El encuentro fue moderado por Oscar Massó, director de Márketing y Comunicación de Kreab y presentado por Juan Carlos Martínez, profesor de Economía de IE Business School.

Jorge Ramiro Tapia, embajador de Bolivia en España, insistió en la buena salud de la economía boliviana y explicó cómo esa bonanza está sirviendo para mejorar la comunicación terrestre entre la parte amazónica del país (que ocupa dos tercios de la superficie total) y el altiplano. "Las ciudades amazónicas se han ido poblando, hemos disminuido la emigración y hemos aumentado la migración interna hacia esas poblaciones, gracias a la mejora de las infraestructuras y los servicios", explicó Jorge Ramiro Tapia, embajador de Bolivia en España. El diplomático añadió que "antes, los recursos económicos iban a los intereses extranjeros pero ahora son para los bolivianos".

La economía boliviana sigue siendo muy dependiente de los hidrocarburos, aunque en los últimos años ha avanzado hacia la diversificación. El país cuenta con una de las mayores reservas mundiales de litio (metal que se utiliza en las baterías de móviles o de coches eléctricos) y está dando pasos para aprovechar al máximo su enorme potencial agrícola.

"Podemos ser la gran tecno-agrópolis del siglo XXI; estamos produciendo solo el 10% de todo nuestro potencial y podemos tecnificar el agro y producir más", aseguró Patricia Hurtado, gerente de Estudios de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de la ciudad boliviana de Santa Cruz, la urbe más moderna y dinámica del país (aporta un 30% del PIB de Bolivia). Hurtado hizo hincapié en las oportunidades de negocio que están generando dos proyectos muy ambiciosos. El primero, la construcción de la Nueva Santa Cruz, una ciudad inteligente que ya se está edificando cerca del aeropuerto internacional de la ciudad. El segundo proyecto es el corredor Bioceánico, que unirá en 2024 a través de una vía férrea los puertos de Santos en Brasil y de Ilo en Perú. "Este corredor tendrá un impacto similar al canal de Panamá", auguró Hurtado. De los 3.700 kilómetros que ocupará, casi 1.900 se construirán en Bolivia. El gobierno boliviano ha comprometido más de 10.000 millones de dólares en este proyecto.

Mauricio Saldaña, socio de Ontier en Bolivia, explicó que el país ofrece seguridad jurídica a los inversores extranjeros aunque comentó que cuando una empresa extranjera se instala en el país, está obligada a contratar mano de obra local (solo un 15% de la plantilla puede ser foránea). Saldaña también explicó que en Bolivia no hay IRPF y que las rentas mensuales menores de 1.000 euros al mes están exentas de tributar. A partir de esa cifra hay un tipo único del 13%. En cuanto al Impuesto de Sociedades, es del 25% "uno de los más bajos de la región", mientras que el IVA es del 13%.

HAR hormigones, un caso de éxito

Julio Rodero Rodríguez, gerente de Hormigones Nalón (que forma parte del grupo HAR Hormigones) relató en el encuentro su experiencia boliviana, que comenzó cuando lo peor de la crisis en España obligó a esta empresa familiar asturiana a buscar nuevos mercados en América Latina. El país elegido fue Bolivia por las enormes oportunidades que presentaba en el terreno de las infraestructuras y la construcción. En 2015, esta empresa española comenzó a construir una planta de elaboración de hormigón en Oruro que funciona ya a pleno rendimiento. En esta planta, HAR hormigones fabrica "hormigones de alta tecnología y resistencia, en condiciones extremas de medios, altitud y temperatura". Rodero relató que la empresa contrató personal local, que ha formado, y destacó el buen ambiente y el compañerismo que se ha creado en el grupo, así como la profesionalidad del personal local. La compañía española está poniendo ahora en marcha otra planta en Potosí.

Publicado el Martes, 6 de Noviembre de 2018