]]>
BNB Vivienda Social

BANCOS BRASIL
Santander realiza una macrooperación para capitalizar a su filial brasileña

 

Santander realiza una macrooperación para capitalizar a su filial brasileña

Experiencia BCP

EXPANSION

Santander está decidido a que todas sus filiales cumplan con los máximos requisitos de solvencia, incluso aunque para ello tenga que inyectar los fondos desde la matriz y pese a la cuantía de la capitalización. Eso es lo que acaba de hacer en su participada brasileña, la más importante del grupo en beneficios por delante de España y de Reino Unido. La cifra asciende a 2.200 millones de euros.

Esa cantidad es la que ha emitido Santander Brasil en dos colocaciones. La primera asciende a 1.250 millones de dólares (cerca de 1.100 millones de euros a los tipos de cambio actuales) y tiene la forma de bonos contingentes convertibles o CoCos. La segunda tiene un volumen idéntico y se ha estructurado como deuda subordinada.

Las dos categorías de deuda elegida comparten una misma cualidad: computan como capital porque tienen la capacidad de absorber pérdidas en caso de que Banco Santander Brasil tenga un tropiezo de solvencia y necesite echar mano de recursos extra para seguir adelante o para reducir la factura de su caída.

Y las dos emisiones han tenido un mismo comprador: Santander se quedará con ellas.

Como pago por su apoyo, la matriz recibirá un cupón del 7,25% por la emisión de CoCos, que se realiza a perpetuidad con una primera ventana de amortización en 2023, y un interés anual del 6,125% por la deuda subordinada durante la próxima década, ya que la colocación no vence hasta 2028.

Todo ello, a cambio de inyectar capital Tier 1 en su filial a través de la compra de los CoCos y de Tier 2 con las subordinadas.

Más barato y por más tiempo

Estas emisiones servirán para refinanciar otras antiguas por una cuantía algo menor y se han realizado para aprovechar un buen momento de mercado, según fuentes financieras. Gracias a ello, Santander Brasil abarata esta financiación y amplía su solvencia en el tiempo, ya que la nueva deuda tiene un plazo de vencimiento superior al antiguo.

Pese a que Santander tiene el principio de que sus participadas deben financiarse de forma independiente y autónoma, no es la primera vez que la matriz se convierte en la compradora de todo o de parte de las emisiones de sus filiales. Lo acaba de hacer en Brasil, lo hizo hace pocos días en Noruega a través de Santander Consumer Finance, ha realizado idéntica práctica con Santander UK y también con el negocio mexicano.

En todos los casos, Santander asume la deuda que mayores intereses paga y que más cara resultaría de ser vendida en el mercado, y siempre han sido emisiones que también computaban como capital: o CoCos o deuda subordinada. Eso sí, las filiales se ahorran poco, porque el cupón lo pagan igualmente. La diferencia es que el dinero se queda en casa, ya que lo ingresa la matriz, y la contrapartida es que no habrá reparto de daños en caso de que Santander Brasil o el resto de las filiales tengan algún problema e impaguen su deuda. Puesto que no son inversores del mercado ajenos al banco los que compran las emisiones, sino que es Santander el que las adquiere, también será el banco el que asuma las pérdidas.

La regulación permite esta asistencia del grupo a las participadas en una determinada cantidad y cumpliendo ciertos requisitos internos, porque luego se aplican medidas correctoras para compensar los cruces en las cuentas consolidadas.

Con esta inyección, Santander Brasil mantendrá su solvencia en la zona alta de las filiales de América del Sur. La entidad lucía una ratio de capital total del 14,77% con criterios phased-in a cierre del primer semestre, que se reducía al 13,59% en el Tier 1 y al 12,43% en el capital de máxima calidad, el CET1.

Publicado el Jueves, 8 de Noviembre de 2018