]]>
BNB Signature

BOLSA Y MERCADOS PERU
Crece interés por bonos y préstamos con etiqueta sostenible

 

Crece interés por bonos y préstamos con etiqueta sostenible

Experiencia BCP

SEMANAECONOMICA.COM

El creciente interés de los inversionistas por priorizar los factores ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo (ASG, por sus siglas en inglés) al momento de definir su portafolio, ha llevado a las compañías Protisa, filial del grupo chileno CMPC, Banco Pichincha y Ferreycorp a optar por bonos y préstamos con etiqueta sostenible. Ello ha gatillado el interés de más empresas que este año buscarán cerrar nuevas opciones de financiamiento responsable: el banco BBVA ya está trabajando con cinco empresas para cerrar nuevos préstamos verdes, mientras Credicorp Capital estructurará al menos un bono social este año y está estudiando con tres empresas la emisión de nuevos bonos verdes.

“Hay más interés tanto de inversionistas como de parte del sector privado y los reguladores por el tema de la sostenibilidad y los componentes ASG. Por el lado de los inversionistas se evidencia, por ejemplo, en el número creciente de socios del Programa de Inversión Responsable (PIR), con 14 instituciones incorporadas, contando 3 AFPs”, señaló Daniela Door, gerente de activos alternativos y análisis de Prima AFP. Manifestó que las corporaciones están gestionando su cadena de abastecimiento, no sólo para hacerlas sostenibles y evitar sobre costos, sino para no promover el trabajo infantil o la esclavitud moderna.

Gema Sacristán, directora general de negocio del BID Invest, consideró que el interés de los inversionistas responde al compromiso asumido con la agenda 2030 para el desarrollo sostenible, un plan con 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS) que abarcaban desde los relacionados con el clima y el medioambiente hasta los vinculados con la educación. “El reto del sector privado es poder decir que a través de su core business están contribuyendo a los compromisos de la agenda 2030″, anotó.

Bonos verdes y sociales

Casi medio año después de que Protisa Perú, fabricante y comercializadora de productos como Elite y Babysec, realizara la primera emisión de bonos verdes colocada por oferta pública en la Bolsa de Valores de Lima (BVL), cuatro compañías se han aproximado a Credicorp Capital con el interés de apostar por los bonos verdes y sociales, estos últimos destinan sus fondos a apoyar proyectos como apoyo a mujeres, vivienda y mipyme. “En tres semanas se va a saber de una [compañía], y va a ser relacionado al bono social”, adelantó el director de debt & equity capital markets de Credicorp Capital, Santiago Polar.

El reto de las empresas que apuestan por la sostenibilidad es demostrar que los fondos de la emisión de bonos verdes sean usados en proyectos ecológicamente sostenibles. En el caso de Protisa la firma tuvo que certificar que los fondos serían usados para financiar, en parte o en su totalidad, proyectos que mejoren la eficiencia medioambiental de sus plantas en Cañete y Santa Anita a través de menores niveles de contaminación por aguas residuales y ahorro de agua por reutilización.

Debido a la escasez de los bonos verdes y sociales la plaza local los retribuye con menores tasas de interés. “Los inversionistas tienen como meta tener bonos sostenibles y suelen ser más agresivos con ese tipo de papeles. En el caso de Protisa fue 3.6 veces la demanda. El conseguir una mayor demanda por el bono debería reflejarse en una menor tasa de interés”, manifestó. Ello no ocurre cuando la emisión va dirigida a un único inversionista, como ocurrió en el caso del Banco Pichincha con el brazo financiero del BID.

“No lo hicimos público porque queríamos ir con el BIDexclusivamente, en Latinoamérica el mercado de capitales es poco profundo, son pocos emisores, no hay muchos inversionistas a diferencia de mercados desarrollados como Europa y Asia. En los mercados más desarrollados sí hay inversionistas que buscan exclusivamente estos temas sociales, ya sea por la industria en que se mueven o el sesgo de sus accionistas”, explicó Rafael Sevilla, vicepresidente de finanzas y tesorería de Banco Pichincha. Sostuvo que aunque el bono social no se tradujo en un costo de fondeo más barato, permitió al banco destacar ante posibles inversionistas en el exterior.

Mariella Córdova, gerente de desarrollo comercial y productos de la BVL, consideró que si bien no tenemos un mercado muy líquido el principal factor que influye en el dinamismo del bono verde es el conocimiento que se tiene del tema. “Las dudas están vinculadas a los certificados, cómo se obtienen. Para clasificar como verde tiene que venir un tercero que verifique que el proyecto sí cumple los lineamientos de bonos verdes. Hoy por hoy son internacionales”, explicó. “La gran diferencia entre un bono verde y los convencionales bonos es que tienes una certificación”, recalcó.

El Cofide explicó que para emitir un bono verde se debe lograr un informe de bono verde y un marco de bono verde, ambos emitidos por un primer consultor que analiza la cartera que puede aplicar a la emisión verde. Además, debe contar con una opinión de segundas partes, emitido por un segundo consultor independiente, que garantice la sostenibilidad del emisor para ejecutar o financiar proyectos verdes en el largo plazo. Dichos proyectos deben tener una antigüedad de hasta 24 meses.

Desde el lado del Estado la Corporación Financiera de Desarrollo(Cofide) se alista para emitir su primer bono verde a fines de abril. A la fecha el banco de desarrollo tiene un portafolio de créditos de US$941 millones, de los cuales un 20% podría ser emitido como bono verde. “En el corto plazo, Cofide debería emitir sólo lo que le corresponda a la categoría 1 y que le permita refinanciar 100% sus desembolsos previos”, anotó Alex Zimmermann, CEO de Cofide.

Van por más préstamos

En noviembre pasado Ferreycorp firmó con BBVA Continentalun préstamo bilateral verde a tres años por un importe de US$70 millones. Este fue el primer préstamo corporativo de este tipo formalizado en Perú y Sudamérica y estuvo vinculado al desempeño de Ferreycorp en determinados indicadores de buen gobierno corporativo, de sostenibilidad ambiental y social, que fueron certificados por la clasificadora independiente Vigeo Eiris.

“Trabajamos unos cuatro meses para sacar el tema adelante, lo que incluyó someternos a la evaluación de ASG. Este préstamo nos ha permitido ampliar nuestra base de fondeo; contar con una clasificación que evidencia nuestro compromiso con las prácticas ESG; y acceder a una opción financiera atractiva, con una tasa de interés muy buena”, anotó Patricia Gastelumendi Lukis, gerente corporativo de finanzas de Ferreycorp. Al menos cinco empresas corporativas prevén sumarse y seguir el ejemplo de la compañía, adelantó Javier Balbín, gerente general adjunto de BBVA Continental. Balbín consideró que las empresas corporativas usarían dicho financiamiento para reperfilar su deuda y a la par mejorar sus indicadores medio ambientales.

Publicado el Martes, 14 de Mayo de 2019

Banco Bisa S.A.

 
Banco Bisa S.A.
 
Grados360
 
Inglés en Canadá