]]>
BNB Signature

BANCOS ECUADOR
¿A quién le presta la banca?

 

¿A quién le presta la banca?

Experiencia BCP

EL COMERCIO

Hasta mediados del año pasado, el sistema financiero privado destinaba la mayoría de sus créditos al consumo y a la producción. El saldo de la cartera de préstamos era prácticamente igual para ambos sectores, unos USD 13 000 millones para cada uno. Mucho más abajo estaban los destinados para microcrédito, vivienda y educación.

Sin embargo, a partir de junio del 2018, la situación comenzó a cambiar y ahora ya existe un sector que lidera la demanda de créditos: el consumo. Según el Banco Central del Ecuador, los préstamos para consumir lideraron las colocaciones del sector financiero privado, registrando un saldo de USD 14 601 millones hasta abril del pasado. En segundo lugar quedaron los préstamos productivos, cuyo saldo en cartera fue de 13 408 millones. Mucho más abajo se ubicaron los microcréditos (4 387 millones) y los préstamos inmobiliarios (3 327 millones). Al final de la lista aparecen los destinados a la educación, con USD 420 millones.

Los créditos de consumo están divididos en dos grupos: ordinarios y prioritarios. Los primeros están enfocados a la compra de vehículos. Desde inicios de este año vienen aumentando y hoy están en alrededor de 40 millones mensuales. Los segundos, en cambio, se destinan para el resto de compras, es decir, para adquirir muebles, electrodomésticos, ropa, televisores, perfumes, cines, viajes, dulces y un largo etcétera. De ahí que superan los 800 millones mensuales en colocaciones.

Los bancos Diners, Pichincha, Guayaquil, Produbanco y Solidario, así como las cooperativas Juventud Ecuatoriana Progresista, Jardín Azuayo y Policía Nacional son las entidades que más otorgan préstamos de consumo prioritario. En cambio, la compra de autos está financiada por los bancos Azuay, Produbanco, Guayaquil y Pichincha, en ese orden.

En un entorno económico donde la reactivación productiva aún no toma fuerza, el sistema financiero privado ha privilegiado el crédito de consumo, un sector donde, además, se puede cobrar una tasa de interés más alta. La tasa de interés para un crédito de consumo se encuentra actualmente entre el 16 y 17%, mientras que la comercial y productiva oscila entre el 8 y 9%.

Lo anterior tiene un efecto en los resultados financieros de la banca privada. Hasta mayo del 2019, la rentabilidad de la banca fue del 12,8%, mientras que hace un año este indicador estaba en 11,9%, Según la Superintendencia de Bancos.

Las tasas de interés debieran empezar a bajar porque existe más liquidez en la economía. La situación era diferente a finales del año pasado e inicios del 2019, cuando la economía estaba marcada por una incertidumbre sobre las finanzas públicas y la iliquidez fiscal. Pero a raíz del acuerdo con el FMI la economía nacional se ha beneficiado de la llegada de recursos frescos de los bancos multilaterales. Además, la banca privada también ha conseguido financiamiento en el exterior. Si la tasa no baja significará que el mercado no funciona.

Publicado el Lunes, 10 de Junio de 2019

Banco Bisa S.A.

 
Banco Bisa S.A.