]]>
BNB Vivienda Social

MUNDO ESPAÑA
Apple, Samsung, Google... ¿Está saturado el mercado de los pagos móviles?

 

Apple, Samsung, Google... ¿Está saturado el mercado de los pagos móviles?

Experiencia BCP

LA VANGUARDIA

Con casi 80 millones de tarjetas en circulación, está claro que los plásticos no son una moda pasajera. De hecho, 2016 fue el primer año en el que el importe de las operaciones de compra con tarjeta superó al dinero en efectivo sacado de los cajeros automáticos, una tendencia que se mantuvo el pasado año.

Pero, ¿qué hay de los medios de pago digitales surgidos a raíz del crecimiento de la tecnología contactless? Un estudio elaborado por Mastercard revela que 12,5 millones de españoles están interesados en realizar pagos contactless a través de wearables, como relojes, pulseras o llaveros, una cifra que aumenta hasta los 175 millones en todo el continente.

De lo que no cabe duda es que el contactless ha llegado para quedarse. “El gasto a través de tarjetas contactless en 2017 aumentó un 145% en el continente y un 153% en España”, afirma Mastercard que, además, añade que cinco de cada diez españoles paga al menos una vez a la semana con la tecnología sin hilos.

El interés por las nuevas formas de pago ha potenciado el pago móvil. La mayoría de los bancos españoles han lanzado su propio monedero virtual apellidado wallet o pay como Bankia, BBVA, Banco Santander, CaixaBank, Ibercaja y tantos otros.

Ganan los wallets de las tecnológicas

Pero a pesar de sus esfuerzos, la banca ha acabado cediendo a la presión de sus clientes y se ha sumado a uno o a varios de los wallets de los gigantes tecnológicos, como Apple Pay, Samsung Pay o Google Pay.

Y es que, aunque las apps de los bancos siguen siendo las favoritas a la hora de pagar con el móvil, los wallets de las tech presentan una gran ventaja frente a los de los bancos: en una sola app se pueden instalar varias tarjetas de entidades distintas y seleccionar en cada ocasión con cuál se quiere pagar, por lo que el cliente se evita tener que instalar una aplicación por cada banco, afirman los expertos del comparador bancario HelpMyCash.com.

La banca se rinde ante Apple Pay

La presión de los clientes ha podido con los bancos que no han tenido más remedio que sumarse al wallet de Apple. Según estimaciones de Loupventures, hay unos 127 millones de usuarios activos en Apple Pay a nivel internacional. El incremento de usuarios (el pasado año las estimaciones eran de 62 millones) va a la par que el incremento en un 41% del número de bancos que soportan Apple Pay en el mundo (2.707).

En España, Apple Pay ya funciona con las tarjetas de American Express, boon, Bankinter, bankintercard, bunq, CaixaBank, Caja Rural, Carrefour, EVO Banco, imaginBank, N26, Openbank y Santander. Los últimos en sumarse a la app de la compañía de la manzana han sido Bankinter y bankintercard, que permiten a sus clientes pagar a través del wallet de Apple desde finales de abril. Pero habrá más: próximamente la app estará disponible para los clientes de Banca March, Bankia, BBVA y Banco Sabadell.

Samsung Pay, por su parte, está disponible para los clientes de Abanca, CaixaBank, El Corte Inglés, imaginBank, Openbank, Sabadell, Santander y WiZink. “Tras los servicios de pago móvil propios de los bancos, Samsung Pay es el más utilizado en España con más de dos millones de transacciones en el último año”, señala Samsung en un comunicado. La app ya ha gestionado 100 millones de euros en transacciones desde su apertura en nuestro país en 2016.

El tercero en discordia es Google Pay, antes conocido como Android Pay, que parece moverse más lentamente. De momento, está disponibles para los usuarios de American Express, BBVA, N26, Openbank y de la Tarjeta Correos Prepago Mastercard.

Pero hay más competidores. La compañía de pulseras deportivas Fitbit dispone de su propio servicio de pago, Fitbit Pay, que ya funciona con las tarjetas Mastercard de Banco Santander y Carrefour y con las de boon. Y el próximo en llegar a Europa podría ser Huawei Pay. Y no olvidemos Orange Cash, de la operadora francesa, aunque su sistema es algo distinto al de los wallets tradicionales. Se trata de un servicio prepago, que requiere que el cliente haga recargas antes de gastar.

¿Hay tarta para tanto invitado?

Según Mastercard, “el 29,5% de los consumidores digitales ya paga con el móvil en tiendas físicas” en España. Un estudio realizado por Ipsos para Samsung es más optimista y revela que el 75 % de los españoles ya conocen este servicio y que un 56% de los encuestados usa el pago móvil “con frecuencia por la sencillez y comodidad que les proporciona”.

La pregunta es si son usuarios suficientes para atender a tantos proveedores. En estos momentos, un cliente de Openbank puede pagar sus compras con Apple Pay, Samung Pay, Google Pay, la app del propio banco y Orange Cash. Uno de Banco Santander tiene a su disposición las aplicaciones de Apple y Samsung, Santander Wallet y Fitbit Pay, además del servicio de Orange. Aunque Apple Pay cubre un nicho de mercado muy concreto (usuarios de iOS), el resto se pisan entre ellos. Se trata de un sistema saturado en el que todos reclaman su parte del pastel. Pero... ¿cuántos sobrevivirán?

Parece que el devenir del sector ya se ha cobrado alguna víctima. El próximo 28 de junio el servicio Vodafone Wallet cerrará sus puertas (los registros se cerraron el 19 de abril). Desde esa fecha, ya no se podrá usar el wallet de la compañía británica para efectuar pagos contactless.

Por otra parte, no olvidemos que a pesar del avance de las tarjetas, el efectivo sigue muy presente entre los españoles. Del total de pagos realizados por los consumidores de la eurozona en 2016, el 79 % se abonaron en efectivo. En el caso concreto de España, el 87% de las compras realizadas en comercios se pagaron en metálico, de acuerdo con los datos recogidos por el BCE.

Publicado el Lunes, 11 de Junio de 2018