]]>
BNB Vivienda Social

ECONOMíA BRASIL
Es importante que Brasil retome cuanto antes el crecimiento económico

 

Es importante que Brasil retome cuanto antes el crecimiento económico

Experiencia BCP

AMBITO.COM

Nuestra relación con Brasil es importante, no sólo por la relevancia de nuestro vecino en América Latina, sino también en el escenario económico y político global. Recordemos que Brasil es la octava economía mundial, siendo su PBI mayor al de naciones europeas como Francia, Italia, Reino Unido y España. La presencia de Brasil en América Latina se ve fortalecida por el hecho de que por mucho es la primera economía de la región, ya que su PBI equivale al 40 por ciento del PBI regional, siendo mayor al de México y más de tres veces mayor al nuestro.

Al mismo tiempo es importante tener presente que Brasil es nuestro primer mercado internacional, ya que nuestras exportaciones a Brasil son mayores a las correspondientes a Estados Unidos, la Unión Europea y China. Por esta razón, no solo toda la región sino particularmente nosotros hemos seguido con gran atención el proceso electoral de este país.

Tengamos presente que nuestra relación comercial con Brasil es asimétrica, ya que Brasil es el primer mercado internacional para nuestras exportaciones, mientras que nosotros somos el tercer mercado internacional para Brasil, ya que las exportaciones de Brasil a China y los Estados Unidos son equivalentes a cuatro veces de las ventas a nuestro país. Si Brasil es nuestro primer mercado internacional es evidente que para nosotros es sumamente importante que Brasil retome el sendero del crecimiento económico perdido en los últimos años.

Brasil ha elegido un nuevo presidente, cerrando así el ciclo abierto por el presidente Lula (Partido de los Trabajadores) en enero de 2003, quien gobernó 8 años, siendo sucedido por su correligionaria Dilma Rouseff, quien gobernó entre enero de 2011 y agosto de 2016, cuando fue destituida por el Congreso Nacional, quien eligió a Temer, líder del Movimiento Democrático Brasileño en agosto de 2016.

Para entender qué ha ocurrido en estas ultimas elecciones, donde con nada menos que el 55,1 por ciento de los votos fue elegido el candidato Bolsonaro, es útil prestar atención no solo al descrédito del Partido de los Trabajadores por la corrupción evidenciada judicialmente sino también a la evolución de la economía del Brasil en este siglo. 

Lula inició su primer mandato de cuatro años en enero de 2003, fue reelecto por amplia mayoría y concluyo su gestión a fines de 2010. Los 8 años del mandato de Lula fueron altamente positivos para el nivel de vida de la gente, particularmente los mas humildes, ya que el PBI por habitante creció nada menos que 37 por ciento.

Pero las cosas cambiaron radicalmente después de la sucesión presidencial, ya que durante el Gobierno de Dilma Roussef la economía del Brasil deja de crecer, este estancamiento productivo fue tan grande que cuando asumió el presidente Temer en agosto de 2016, el PBI por habitante era inferior al existente en el primer año del mandato de Dilma Rousset en 2011. Las cosas no mejoraron en 2017. 

Para entender por qué razón la economía de Brasil no crece desde 2011 hay que prestar atención a un indicador clave: el nivel de inversión productiva. Estas inversiones en Brasil son actualmente de las mas bajas de América Latina, ya que apenas llegan al 16 por ciento del PBI, recordemos que los países con economías que han venido creciendo en América Latina en la última década son los que invierten, por ejemplo Perú, Colombia y Chile, con niveles de inversión por encima del 20 por ciento del PBI. El caso es que también nosotros hace ya varios años que compartimos con Brasil este pobre nivel de inversiones productivas.

Brasil y nuestro país han venido teniendo en común en los últimos años dos hechos preocupantes: uno es el mencionado bajo nivel de inversiones productivas, y otro es el crecimiento del endeudamiento externo, impulsado por un alto déficit fiscal originado por un importante aumento en el gasto público. Pero como el grueso de la deuda pública en Brasil es nominada en moneda local, los riesgos financieros ("default") son mucho menores a los de nuestro país, donde predomina la deuda externa en moneda extranjera.

Esperemos que ahora se abra un nuevo ciclo de expansión y desarrollo económico en Brasil, mejorando así el nivel de vida de su gente, pero al mismo tiempo, teniendo en cuenta que por mucho Brasil es la primera economía de América Latina y nuestro primer mercado internacional, su crecimiento también sirva para impulsar el resto de la región, en particular el Mercosur. 

Hace años que, por sabias decisiones de los entonces presidentes Alfonsín y Sarney, quedó atrás la rivalidad entre nuestras naciones y entramos sensatamente en la etapa de la cooperación. Esto significa que para nosotros seria una muy buena noticia que Brasil vuelva a crecer vigorosamente.

Publicado el Lunes, 5 de Noviembre de 2018